¡Detengamos el Concordato!

#AfectatsPelConcordat (#AfectadosPoreElConcordato). Con esta etiqueta, la Fundación Ferrer i Guardia dio comienzo a una campaña para denunciar los acuerdos concordatarios que el Estado español y la Santa Sede firmaron en 1979, de los cuales se cumplieron 40 años el pasado 3 de enero. De estos acuerdos se derivaron muchos de los privilegios en las esferas económica, jurídica y educativa que la Iglesia católica todavía mantiene hoy en día y que la fundación, como entidad defensora del laicismo, critica firmemente.

Esta campaña de carácter divulgativo y reivindicativo se basa en la difusión de una serie de infografías que denuncian la privilegiada situación de la Iglesia católica, con las que acompañamos el presente artículo, además del comunicado ¡Paremos el Concordato! (traducción y adaptación del original), que vio la luz el mismo día 3 de enero coincidiendo con la efeméride.

¿Qué es el Concordato?

Los acuerdos concordatarios firmados en 1979 entre España y la Santa Sede constituyen un tratado internacional que ratifica muchos privilegios heredados del franquismo por la Iglesia católica en España. Estos acuerdos contemplan aspectos educativos, jurídicos y económicos, entre otros.

Fuente: Fundación Ferrer i Guardia

¿Cuánto nos cuesta el Concordato?

Según datos de Europa Laica, el Concordato nos cuesta 3400 millones de euros. La Iglesia es la única entidad privada a la que se asigna directamente dinero del IRPF. Los altos gastos de conservación y restauración del patrimonio de la entidad van a cargo de la Administración mientras que los beneficios de la explotación turística de éste los ingresa la propia Iglesia católica lejos de cualquier auditoría pública. Por otro lado, el coste de los profesores que imparten la asignatura de religión corre por cuenta del Estado a pesar de que el contenido de dicha asignatura es competencia exclusiva de la Iglesia, así como la obligatoriedad de asistencia religiosa en centros penitenciarios, hospitales y en las distintas unidades de las Fuerzas Armadas.

Fuente: Fundación Ferrer i Guardia

¿Cómo afecta el Concordato a la Educación?

La enseñanza de carácter religioso es sufragada con fondos públicos con un coste de 500 millones de euros. Profesorado y currículum son seleccionados exclusivamente por la Iglesia.

La Iglesia tiene garantizada su presencia en todas las etapas preuniversitarias y, aunque la designación de los docentes de religión depende de los obispos, lo que supone una vía rápida y paralela de incorporación a la docencia, eludiendo el acceso en igualdad de condiciones al resto del profesorado, y que el contenido de la asignatura es decidido en exclusiva por la Iglesia, la retribución de dichos docentes corre por cuenta del Estado.

Además, España es uno de los países con mayor presencia de escuelas concertadas (centros privados financiados con fondos públicos); la mayoría de éstas de carácter religioso (católicas).

Fuente: Fundación Ferrer i Guardia

empieza

¿Por qué hay que detener el Concordato?

El Concordato de 1979 concede un poder sobredimensionado a la Iglesia católica. Atenta contra el principio de igualdad entre opciones de conciencia y vulnera el principio de neutralidad del Estado que establece la propia Constitución. Nos obliga a toda la ciudadanía, independientemente de nuestras creencias, a financiar a la Iglesia católica. Detenerlo es el primer paso hacia un Estado realmente laico.

Fuente: Fundación Ferrer i Guardia

 





Desde la Plataforma Laicista de Jerez demandamos la denuncia y derogación del Concordato y los Acuerdos del Estado español con la Santa Sede, así como todos los suscritos en el mismo sentido con otras confesiones religiosas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.